El matador Otto Rodríguez levanta los brazos en señal de triunfo